"El maestro de niños debe ser sabio, ilustrado, filósofo y comunicativo, porque su oficio es formar hombres para la sociedad". Simón Rodríguez

domingo, 28 de abril de 2019

El nuevo maestro Youtube (I)


José Vicente Sierra Oropeza 
@josevsierra


Luego de dos décadas del siglo XXI  el desarrollo tecnológico has sido vertiginoso, el mundo digital se apodera de nuestras vidas, de nuestros hogares, de nuestros trabajos, de nuestra recreación, pero sobre todo ejerce una mayor influencia en los niños y niñas nacidos en esta época, su manera de concebir el mundo es muy distinta a la nuestra el cambio generacional ha sido violento, su manera de comunicarse, su manera de recrearse, hasta su manera de aprender, todo se ha convertido en una dependencia al uso de la internet, que ciertamente permite un acceso a mucha información pero que también desarrolla una nueva arquitectura de relaciones sociales y  espirituales, un complejo mundo en tus dedos desde oportunidades de transformación y creación de un mundo mejor hasta los terribles espacios de violencia y muerte.


Aunque es cierto que todos estamos insertados en este mundo virtual, nuestra comprensión de este mundo se ve limitada ya que somos seres nacidos en la era analógica, que tratamos de sobrevivir en el mundo digital unos como mayor facilidad que otros, en esa búsqueda por comprender los procesos estamos los maestros y maestras que nos enseñaron enseñar de un manera que hoy se convierte en obsoleta, y aunque manejamos internet y tenemos nuestros teléfonos “inteligentes”  nuestras didácticas y pedagogías se mantienen en el siglo XX, nunca nos explicaron en nuestra formación docente que en la casa de cada niño o niña nos enfrentaríamos a un maestro paralelo que tiene unos recursos didácticos que influyen profundamente su proceso de aprendizaje.


En ese infinito mundo del  internet me gustaría centrar esta reflexión en la red social Youtube y todo el sistema de formación a distancia por este medio, inicio este tema con una anécdota familiar: mi hija que está estudiando 4° año de bachillerato expresa que tiene una duda sobre un tema de matemáticas y en el momento que me voy a ofrecerme para ayudarle, mi hijo que está en la universidad me interrumpe y le responde: busca es clase en Youtube y así lo entenderás rápido. En ese instante me percate que la función de los padres, del maestro y de los libros fue desplazada por un video en línea. ¿Cuáles serán las consecuencias de este fenómeno en la formación de los nuevos ciudadanos? ¿Qué tipo de ciudadano estará formando esta nueva escuela?


Este nuevo maestro se las trae y ahora emplaza a todo accionar de la vida cotidiana, por ejemplo una receta de cocina ya no se lo pides a la abuela o le preguntas a la vecina, solo vas y lo buscas en youtube, y ahí se presenta un primer conflicto con este maestro youtube, tu colocas  aprender hacer una torta y te aparece millones de opciones para hacer una torta, procedimiento totalmente distintos hasta contradictorios, ¿Quién tiene la razón? ¿Cuál es el video y la mejor receta? Pueden tener todos la razón puede que ninguno, lo que si es cierto es que no hay como la torta de mi abuela.
Este primer conflicto lo podríamos definir como intoxicación de información, ante una pregunta millones de respuestas, ¿Cómo se está procesando o discriminando para acceder a la respuesta más pertinente, coherente, ajustado a sus necesidades?, ¿Cuánto tiempo puede perder en la búsqueda de la mejor opción? (no siempre son las primeras opciones que definió el algoritmo de la red social la mejor), ¿Cuántas de esas opciones me pueden confundir o enredar mucha más de lo que estaba al inicio?



Otro conflicto que se presenta es la distracción o interrupción del aprendizaje, en el momento que estas con tu maestro Youtube también tienes la opción de vincularte y conectarte con otros procesos distintos: conversaciones en chat, música de tu preferencia, redes sociales, memes, etc., abrir el sinfín de páginas que seguro corta los procesos de comprensión de un tema en estudio, aunque es cierto que puedes regresar el video (que es una gran ventaja) , también sabes que puedes volver a interrumpir cuantas veces te provoque o te incite los distractores.



La tercera limitación que presenta este maestro youtube es la escasa capacidad de  retroalimentación,  las dudas y preguntas que se te generan viendo algún video, no tienen una interacción inmediata, o si acaso al chat de los canales que muy poco responden, es decir es una información unidireccional pro eso no es un proceso de educación ya que no hay posibilidad o es muy mínima de dialogo.




No con esto estoy negando lo valioso que ha sido tener acceso a muchas información que en tiempos pasados era información inaccesible, la velocidad con que podemos conseguir algunas respuestas a situaciones y necesidades puntuales, solo que de las bondades de las redes sociales y en este caso de youtube, se ha escrito mucho y siempre se hace necesario e imprescindible ir realizando una mirada crítica a estos procesos que vivimos en este mundo digital.










0 comentarios: